Desde hace algún tiempo vengo observando como las personas pedimos a los demás que hagan cosas que nosotros no hacemos.
 Podemos decir  que todos aprendemos por imitación y más los niños de edades tempranas.

Existen unas neuronas llamadas espejo que activan nuestro cerebro cuando observamos a alguien realizando alguna acción y hace que la imitemos.  También influyen en  las relaciones sociales, ya que al imitar gestos, tendemos a empatizar con la otra persona.
Estas neuronas son muy importantes  en el aprendizaje , ya que en la memoria solo almacenamos las situaciones que tienen  impacto o motivan nuestro interés  y que  luego serán útiles para utilizarlos cuando sea  necesario a lo largo de nuestra vida.
Así que cuando veamos una conducta inapropiada en un niño, pensemos en cuales fueron sus modelos de aprendizaje y qué gestos aprendieron por imitación.
Mi experiencia es” pequeña ” pero muy real. Todos los días , doy los buenos días a cada uno de quizás trescientos alumnos, adolescentes. A día de hoy, el porcentaje que me los devuelve es muy muy superior a cuando comencé.
Poquito a poquito se pueden hacer grandes cosas.

Imagen relacionada